¿Cuáles son las manifestaciones corporales del estrés?

No hay duda de que el comportamiento humano está en gran parte determinado por las condiciones ambientales del entorno, variables físicas, situaciones sociales…y que estas variables condicionan los fenómenos psicosomáticos, psicológicos y el estrés.

A medida que aumenta el estrés por factores personales, ambientales o de la naturaleza que sean, afecta significativamente a ciertas funciones fisiológicas como son: aumento del ritmo cardiaco y respiratorio, aumento de los valores de la tensión arterial, dilatación de las pupilas y descenso del peso corporal.

Por otra parte, el estrés también afecta en el rendimiento: se produce un mayor número de errores, mayor tiempo de latencia en los tiempos de reacción, descenso de los niveles de atención…

A nivel de los índices de actividad autónoma, además de mayor frecuencia cardiaca, también se observa mayor ansiedad, mayor conductancia de la piel…

En el medio urbano, el ruido ambiental es un factor determinante del estrés ya que son sonidos molestos e impredecibles que dan lugar a numerosas molestias como son: cefaleas, irritabilidad, ansiedad, nauseas, tensión, cansancio…que interfieren en el aprendizaje, concentración, comunicación interpersonal, perturbación del sueño y estado de relajación.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>